La incursión de Musketon en la ilustración es como la de otros muchos artistas. Un viaje de ensayo y error creativo que le llevó a descubrir Adobe Illustrator, donde por fin encontró su piedra angular y nunca volvió a mirar atrás. Su éxito se basa principalmente en el hecho de que se mantiene fiel a hacer lo que le hace feliz, aunque eso signifique rechazar grandes marcas y por lo tanto mucho dinero. Es una decisión que sea como sea merece la pena por mantener su cercanía y sentido del humor.  Hablamos con él para descubrir más.

¿Podrías contarnos un poco sobre ti y tu carrera?

Me llamo Bert, pero todo el mundo me conoce por mi alter ego: Musketon. Soy un artista visual de 27 años, nacido en Bélgica (hogar de las patatas fritas el chocolate y la gran cerveza). Crecí en un pequeño y aburrido pueblo. Compré mi primer ordenador cuando tenía 16 años con el dinero que hice lavando los coches de mis vecinos. Este ordenador era enorme, feo e increíblemente lento. Pero conseguía mover Adobe Photoshop. Este es el momento en el que decidí que quería ser artista. Gracias Adobe. Empecé editando fotos, pero no me llenaba lo suficiente. Lo que yo quería era crear cosas. Así que empecé a dibujar en Adobe Illustrator. ¡Gracias de nuevo Adobe! Empecé a buscar tutoriales online intensamente para aprender a manejar las diferentes herramientas de Illustrator. Tras años de ensayo y error encontré el workflow perfecto y es increíble lo que puedes crear con un poco de paciencia y esfuerzo. A los 18 años ya estaba creando posters para los djs locales, después del colegio. Con el tiempo me licencié en Diseño gráfico e ilustración. Hoy, 10 años después, soy un artista autónomo y sigo dibujando en adobe Illustrator. Me gusta trabajar en cosas que me hacen feliz, Así que no me limito solo a trabajar con grandes marcas. Si alguien se me acerca con una idea que me gusta haré lo que sea para trabajar en el proyecto. Pasión y felicidad son más importantes que el dinero.

¿Cómo describirías tu estilo?

Llevo dibujando desde siempre. Pintarrajeando en papel y básicamente en cualquier cosa que caía en mis manos. Aunque dibujar en papel es una habilidad completamente diferente. Mi estilo está completamente definido por Adobe Illustrator. Cuando empecé creando en Illustrator estaba limitado, en el buen sentido. Las delicadas líneas de los vectores me definen como artista. Cada ilustración que hago está todavía inspirada en los vectores. Así que para ponerlo en un par de palabras: es osado, colorista y accesible.

Siempre intento crear algo que disfruto creando. Soy un fervoroso creyente de hacer cosas que te hagan feliz. Esa alegría y felicidad siempre se traducirán en algo bueno con lo que la gente se puede identificar. Mi estilo también es un continuo proceso. Para mí, la falta de cambio implica falta de progreso y no creo que disfrutase de mi trabajo si fuera exactamente igual que hace 10 años.

¿Hacia dónde miras cuando necesitas inspiración?

La inspiración está en todas partes, pero intento alejarme lo máximo posible de las pantallas y fijarme en el mundo exterior. Solía viajar bastante, y cuando echo la vista atrás me doy cuenta de que esa época era especialmente creativa.

Cuando viajar no es una opción y el mundo real no me da nada con lo que trabajar me meto en Internet. Me gusta ir a sitios como Pinterest o perderme en Instagram hasta que doy con algo que me activa.

¿Cuál es el mayor desafío que te planteas?

Van variando. Cuando empecé como freelance se trataba de sobrevivir hacienda lo que más me gustaba: ilustrar. Quería hacer lo mismo que hacía cuando me compré mi primer ordenador, pero más y mejor. Mi objetivo principal era poder trabajar con marcas importantes, marcas que admiraba como Nike.

Hoy, años después, puedo recordar esa época y sonreír. Trabajé con las marcas que quería, e hice algunos proyectos súper divertidos.

Mi mayor reto ha sido superarme a mí mismo. He estado trabajando sin parar desde que terminé los estudios. Y pasé de 0 a 100 en un momento. El año pasado me sentía perdido. No tenía ni idea de qué hacer y me encontraba completamente bloqueado. Estaba listo para dejarlo todo y en un ataque de frustración me rompí una mano al golpear una pared. Esto me obligó a pasar seis meses sin trabajar, y era la primera vez que tenía que parar. Durante ese tiempo me pude dar cuenta de lo que era importante: recuperé fuerzas e inspiración. Eso sí, no le recomiendo a nadie lo de romperse la mano. Lo que quiero decir es que a veces es bueno tomarse las cosas con perspectiva y relajarse para potenciar la creatividad.

Ahora sigo trabajando para clientes grandes y pequeños, pero además me estoy centrando en proyectos personales, que me definen como persona. Uno de los últimos es Vector City. Empezó como un proyecto Kickstarter que consiguió una financiación del 300%, y terminó publicado en un libro de edición limitada y algunas exposiciones. Nunca pensé que pudiera llegar a ser tan grande, y sin duda me descubrió un apetito por los proyectos personales.

A veces no hay que andar persiguiendo clientes, sino centrarse en hacer lo que uno quiere y se le da bien, y los clientes te buscarán a ti.

¿Qué opinión tienes de las imágenes de stock? ¿Crees que la percepción ha ido variando?

Creo que las imágenes de stock (y su valor) están bastante minusvaloradas. Tengo mucho respeto por los fotógrafos, porque es una habilidad que yo no poseo. A mis fotos siempre les falta la magia que un fotógrafo sabe darles. Así que Adobe Stock me ayuda no tener que preocuparme de las fotos ya que puedo contar con el talento de miles de personas que destacan como fotógrafos.

Y muchas veces, cuando necesito inspiración, material de referencia o algunas cosillas para dar más gracia a alguna presentación recurro a imágenes de stock para encontrar lo que necesito fácilmente.

Creo que Adobe Stock es un cambio en las reglas. Reconozco que era escéptico cuando empecé con las imágenes de stock, porque en todas las webs se ofrecían las mismas imágenes manidas. Sin embargo, la calidad de Adobe Stock y Fotolia, y los esfuerzos por diferenciarse a nivel creativo hacen que merezca mucho la pena.

¿A qué artistas y diseñadores sigues?

Bram Vanhaeren es un artista multidisciplinar muy talentoso. Siempre está improvisando su estilo y no deja de crecer. Es conocido sobre todo por sus coloridos retratos e ilustraciones.

Average Rob que no tiene nada de común, a pesar de su nombre artístico. Se dedica a photoshopearse en fotos con famosos. Sí, no es muy original, pero se nota el esfuerzo por distinguirse y por hacer que cada imagen sea mejor que la anterior.

Laurent Beuten, conocida como Itsmagichere en Instagram. Tiene mucho en común con mi estilo y me encanta su forma de evolucionar. Pude colaborar una vez con ella y disfruté de ver cómo iba resolviendo los problemas que se encontraba.

¿Qué tendencias en diseño podremos esperar en 2018?

No es realmente una tendencia de diseño, pero el diseño en directo va a ser algo grande. Ya está sucediendo, y yo he empezado a hacer streaming mientras trabajo, y he visto que hay gente que me ve trabajar durante horas.

Animación y movimiento. ¡Y degradados! Creo. Bueno, en verdad no tengo ni idea. Siempre intento alejarme de las modas, que van y vienen con mucha facilidad. Así que es mejor mantenerse fiel a lo que le gusta a uno.

Muchas gracias Musketon por compartir esto con nosotros. No te pierdas más de sus obras en su página web, Instagram y en Behance.