Hemos viajado a Tahití con Tiny Atlas Quarterly, una revista de viajes y lifestyle y comunidad de fotografía en Internet, y un grupo de fotógrafos de increíble talento. Emily Nathan, fundadora de TAQ, aportó al viaje su larga experiencia trabajando en publicidad para muchos clientes. Aquí nos da sus consejos para los fotógrafos de lifestyle y viajes que hacen fotos sobre el terreno.

Conoce bien tu lugar de destino

En la fotografía de lifestyle, no hay duda de que la elección del escenario es crucial. Ante todo, Tiny Atlas siempre ha elegido lugares increíbles para nuestras sesiones de fotografía. El escenario crea el mundo en el que vive tu talento. Tendemos a elegir magníficos paisajes naturales y salvajes con los que ha soñado nuestra comunidad. Es divertido viajar a estos lugares, pero no olvidamos comprobarlo todo de forma realista, lo cual es imprescindible. A la hora de planificar, pensamos en posibles conflictos internacionales, enfermedades, etc. para evitar problemas innecesarios ya que consideramos que la vida ya nos da suficientes sorpresas.

Elige tu alojamiento con sensatez

Todo fotógrafo de lifestyle sabe que el amanecer y el anochecer son los momentos más favorables para conseguir una luz magnífica (y unas imágenes magníficas). Es muy importante elegir con cuidado dónde te alojas con el fin de no perder mucho tiempo en ir y volver al lugar de la sesión. Lo ideal es comenzar y terminar el día exactamente donde deseas hacer las fotos. No escatimes en precio para alojarte en un hotel que sea más barato pero suponga una hora y media más para llegar al lugar y desaprovechar la mejor luz; especialmente, si viajas con un grupo numeroso. Cuantas más personas haya en tu expedición, más tiempo cuesta que todos os desplacéis a cualquier lugar.

Planifica el trabajo en torno a la mejor luz

Planifica el día en función de la luz natural. Las fotografías de lifestyle no se toman cuando llegas al lugar de la sesión, sino por el camino, así que mantente alerta por si surgen ocasiones auténticas durante los desplazamientos. Planifica el tiempo de inactividad y las comidas en las horas de peor luz. Por ejemplo, no organices una magnífica cena al anochecer a menos que el plan sea tomar imágenes de la cena. Haz las comidas y el trabajo con tus archivos de imagen cuando la luz sea excesiva o insuficiente.

Busca personas con talento en la zona

Seleccionar a los modelos puede resultar difícil en lugares remotos. Las producciones de moda suelen solucionarlo llevando modelos hasta el lugar. Sin embargo, en Tiny Atlas procuramos trabajar con agencias locales y mediante referencias para encontrar modelos que, si es posible, sean de la zona. Tienen el aspecto de los lugareños, hablan el idioma, van con sus propios coches y es genial conocer a más gente para conectar realmente con el lugar.

Un mal trabajo de maquillaje o peluquería puede echar al traste cualquier gran producción de lifestyle. Si puedes hacerlo, aporta mucho llevar a un gran artista de maquillaje y peluquería (lo ideal es una sola persona que pueda hacer ambas cosas) en el que confíes. Si no puedes, intenta fotografiar a modelos que tengan una piel magnífica y asunto arreglado.

Lleva mucho vestuario para elegir

Algunos modelos tienen un vestuario que encaja con nuestro estilo y otros no. Para garantizar que tenemos lo necesario para conseguir excelentes imágenes, colaboramos con marcas que nos gustan (y nos ponemos en contacto con nuevas marcas con las que nos interesa trabajar) para conseguir artículos clave de sus colecciones. Pero no lleves demasiado. Tienes la responsabilidad de devolver los artículos a los showrooms y, cuanto más saques, más tendrás que llevar de vuelta. Además, probablemente fotografiarás menos looks de los que hayas planificado para un día de lifestyle (por lo general, sólo 1-3 cambios, o 1 look con capas), así que ahorra en gastos de equipaje y molestias con una edición intensa, dejando en casa el vestuario que no sea clave para la sesión.

Busca apoyo durante y después del set

Si puedes tener a un técnico digital en el set contigo, eso te facilitará mucho la posproducción. En Tiny Atlas no solemos tener ese lujo, así que tomamos fotografías durante todo el día y descargamos y organizamos los archivos por la noche. Me he quedado dormida muchas veces al final de un largo día mientras hacía una copia de seguridad del trabajo. Nota: ¡Haz copias de seguridad de tu trabajo y de tu móvil! A menudo, la gente pierde el móvil (o se lo roban) durante los viajes y a veces tenemos en él nuestros recuerdos favoritos.

Si no tienes apoyo para la posproducción, prevé un proceso de gestión de archivos y una convención de nomenclatura. Para orientarte, pregúntale a un buen técnico digital cómo se organiza. Acabo de empezar a trabajar más con Lightroom CC y Lightroom Mobile y es una pasada poder ver en varios dispositivos los cambios aplicados.

Puedes ver más imágenes de Tiny Atlas y Tahití en Fotolia.