Jodie Johnson es un una fotógrafa de lifestyle e interiores y colaboradora de Fotolia y Adobe Stock residente en Melbourne. Gracias a su experiencia en publicidad entiende perfectamente las necesidades de los clientes. Hemos hablado con ella para que nos cuente cómo empezó a hacer imágenes para stock, lo que ha aprendido durante este tiempo y los consejos que puede compartir con otros fotógrafos que se dediquen o piensen dedicarse al stock.

¿Podrías contarnos un poco sobre ti y cómo empezaste con la fotografía?

Siempre me llamaron más la atención las asignaturas “divertidas” en la escuela, como arte, diseño gráfico o multimedia. Estudié algo de foto en el instituto, pero en aquella época quería ser directora de cine. Al terminar mis estudios empecé a trabajar en publicidad y llegué a ser Directora de Cuentas. Teníamos un estudio de fotografía en la agencia, así que tenía mucho contacto con las imágenes. Pero en esos días me encargaba más de vender ese servicio a los clientes que de hacer yo mis propias imágenes.  Poco a poco fui tomando la decisión de estar yo detrás del objetivo, y no he vuelto la vista atrás desde entonces.

 ¿Cómo decidiste empezar con el stock?

En todas las agencias de publicidad en las que trabajé se usaban imágenes de stock cuando el presupuesto era bajo y no podíamos hacer nuestras propias sesiones. ¡Incluso cuando había que usar catálogos impresos! Con el paso del tiempo me di cuenta de que había una tendencia a ajustar los presupuestos por parte de los clientes y por ello el uso de imágenes de stock se fue incrementando. Y como tenía mucha experiencia a la hora de comprar imágenes pensé que podría probar a crear yo esas imágenes, sin tener que cumplir con fechas de entrega o la presión de un Director de Arte o cliente, y ver qué tal se vendían.

¿Cuál ha sido tu principal reto como fotógrafa de stock?

Los primeros días, superar los rechazos por motivos técnicos. ¡Aprendí muy rápido lo que son las aberraciones cromáticas y las luces quemadas! Una vez superé eso, el reto es encontrar nuevas ideas y buscar nuevas oportunidades que me permitan crear imágenes frescas, seguir produciendo contenidos que sean únicos y mantengan mi estilo.

¿Qué es lo que más te gusta de ser un fotógrafo de stock?

La flexibilidad… ¡Puedo trabajar cuando quiera! Puedo centrarme en los encargos de mis clientes cuando me hace falta, o priorizar mi agenda según me convenga. También me gusta la libertad creativa, ya que puedo hacer fotos de lo que yo quiera. Y me encanta cuando me encuentro con alguna de mis imágenes en alguna publicación: puedo pasarme horas haciendo búsquedas en Google Images para ver dónde salen mis fotos.

 ¿Y lo que menos te gusta?

Aunque la libertad y la flexibilidad están muy bien, a veces te sientes un poco aislado trabajando tanto tiempo tú solo. Colaborar con otros es algo que quiero empezar a hacer más para evitar esa sensación.

 ¿Cómo haces para mantener tu portfolio fresco?

Mi portfolio tiene básicamente imágenes de interior y casas. Estoy buscando continuamente casas originales para poder fotografiarlas. Tengo una adicción a las revistas de interiorismo, así que mucha de mi inspiración viene de ahí…

¿Tienes algún consejo para los que quieran empezar a hacer imágenes de stock?

Encuentra tu nicho, desarrolla tu estilo y especialízate en un mismo tema. Piensa cómo un hobby o un interés personal puede ser un punto de partida para tu portfolio. Así será más fácil que entiendas lo que estás fotografiando. En mi caso era el interiorismo, pero para otros puede ser el fitness, la cocina o lo viajes.

También creo que es buena idea tener un portfolio consistente, con no demasiados temas para que así un mismo cliente pueda comprarte varias imágenes sobre lo mismo. Es más fácil para ellos encontrar varias imágenes similares dentro de un mismo portfolio.

No te pierdas el portfolio de Jodie en Fotolia.