La inspiración es un elemento crucial para cualquier trabajo creativo. Es lo que nos obliga a ir un paso más allá y por lo tanto hace crecer nuestro talento. Sin embargo, la falta de inspiración es un problema que puede afectar a muchos profesionales en cualquier momento.

Hay ciertos problemas personales, como una falta de voluntad temporal o trabajar bajo mucha presión, que pueden ser todo un obstáculo para llegar a terminar un proyecto. La mejor solución a estos problemas es mantenerse constantemente inspirado.

Esta búsqueda de inspiración se resuelve de forma sencilla y natural para lagunas personas, mientras que otros tienen que buscarla activamente para evitar que su ausencia pueda marcar su vida profesional.

Por desgracia no hay ningún tipo de manual de instrucciones que nos indique cómo mantener la inspiración en un nivel óptimo, pero sí que hay una serie de consejos que pueden ayudar a los creativos.

Cada persona es diferente, y por lo tanto estos consejos no son verdades universales. Donde algunos encuentran la inspiración perdida dando un paseo tranquilo por la ciudad, otros lo encuentran en ver cine o televisión, dándose un baño o en mitad de la naturaleza.

Disfrutar de obras de arte en una exposición o del trabajo de diseñadores, ilustradores o arquitectos online puede ser una buena forma de activar lo que estaba faltándote para conseguir la motivación necesaria para recuperar la inspiración.

Lo más importante es pensar en el escenario ideal para que la inspiración llegue fácil y rápidamente, como si nunca te hubiera dejado.

¿Tienes clara la importancia de conocer tus ritmos de trabajo y en qué situaciones puede aumentar o disminuir tu productividad o inspiración?

No es fácil, pero tampoco imposible. Encuentra la forma en que te resulte más fácil activar tu inspiración y no te quedes sin reservas. Mira, escucha, toca, observa y experimenta lo que necesites para conseguir la inspiración que te hace falta.