Santi Nuñez es un diseñador gráfico y artista digital reconvertido a fotógrafo de stock. Desde que compró su primera cámara en 2015 Santi no ha dejado de aprender y de hacer fotos. Su dedicación y su experiencia visual como artista digital le ha permitido convertirse en un fotógrafo de stock a tiempo completo en menos de dos años.

¿Podrías contarnos algo sobre ti?

Cuando tenía 19 años comencé una formación de 3 años de duración de diseño gráfico y multimedia en la que pude aprender sobre teoría del diseño gráfico, así como diferentes tipos de programas relativos al diseño que me ayudaron a especializarme como Diseñador 3D.
Durante los años posteriores he estado trabajando como artista CGI y formándome en todo lo relativo al diseño 3D.

En enero de 2015 di un giro a mi vida comprando la primera cámara de fotos y desde entonces estoy en constante aprendizaje de manera autodidacta. Me ha ayudado mucho a avanzar en esta nueva andadura el hecho de que fotografía e imágenes CGI tengan tanto en común, ya que en ambas se trabajan con luz y cámaras.

¿Cómo diste este cambio del diseño 3D a la fotografía profesional?

Fue un cambio que ni yo mismo tenía pensado. Desde que comencé mi carrera profesional he tenido siempre curiosidad por avanzar y adquirir nuevos conocimientos. Hubo un momento, en el año 2015, en el que me di cuenta que mi profesión como artista CGI no me mantenía tan motivado, y conocí la fotografía de stock. Fue un modelo de negocio que me atrapó solo con conocerlo, por lo que sin pensarlo demasiado hice una inversión bastante importante para adquirir mi primer equipo fotográfico e introducirme de lleno en este mundo.

Acaban de pasar dos primeros años desde que entré en la primera agencia de stock, y durante este tiempo he compaginado las 40 horas semanales de mi trabajo en la oficina con la producción de imágenes de stock. Esto ha supuesto mantener un riguroso orden de trabajo, junto con mucho sacrificio, y muchas horas produciendo y editando sesiones. Si bien es cierto que está siendo un camino duro, también es verdad que la satisfacción de ver como producciones tuyas son vendidas cada día por todo el mundo hace que sea un proyecto tremendamente motivador y apasionante.

En diciembre de 2016, y gracias a los ingresos ya generados por las ventas de mis fotos, decidí poner fin a estos 21 meses en los que compaginaba los dos trabajos para dedicarme en exclusiva y de manera profesional a la fotografía de stock.

¿Qué ventajas tiene vender imágenes para Stock?

Fueron precisamente los beneficios que te da la fotografía de stock lo que ha hecho que me interesase por adentrarme en este mundo. Creo que soy de los pocos fotógrafos de negocio que conoció la fotografía a través de las agencias de stock y no al revés. Y es que la idea de que tengas un potencial mercado mundial que funciona las 24 horas del día, los 365 días del año, es algo que muy pocos modelos de negocio te pueden ofrecer. El poder ser plenamente creativo en tus producciones, haciendo lo que realmente te gusta y generar ingresos por ello, es sencillamente increíble.

¿Con qué desafíos te has encontrado?

El gran desafío al que me enfrento sin duda es la enorme capacidad de mejora que tengo en cada producción. Cuando afronto una sesión intento mejorar cada paso de la anterior. Preproducción, producción y edición son los 3 pasos fundamentales que hay que tener bien preparados antes de afrontar cada shooting, siendo para mí los dos primeros los más importantes para que funcione realmente bien una sesión. Este año y medio produciendo imágenes de stock me han enseñado que el tener una buena preproducción hecha hace que el día de la sesión todo funcione mucho mejor. Es evidente que el tener el día inspirado ayuda a que la sesión tenga un buen resultado final.

¿Cómo describirías tu estilo?

No creo que haya un estilo concreto que pueda describir mis imágenes. Lo que sí voy es cogiendo ciertos hábitos que veo que hacen que las producciones tengan un mejor resultado. La gran mayoría de los modelos con los que trabajo no son profesionales y muchos de ellos cuando comienza la sesión no se encuentran demasiado cómodos delante de la cámara, por lo que el tener durante los días previos a la sesión varias conversaciones con ellos, distendidas, hace que cuando se encuentran delante de la cámara estén lo más cómodos posible. Esto para mi es el 70% de éxito de una sesión. Ese buen ambiente que se genera en la sesión se transmite siempre en las imágenes.

Algo que intento en la medida de lo posible, es que las imágenes que produzco sean muy limpias, sin muchos elementos que distraigan, haciendo así que todo lo que se quiere mostrar en la imagen adquiera la relevancia que le quiero proporcionar.

 

¿De dónde sacas la inspiración?

Saliendo a la calle ya encuentras inspiración. Dar un paseo se ha convertido de manera involuntaria en encontrar ubicaciones perfectas para diferentes sesiones o cruzarte con personas que te inspiran y finalmente acabas parando para ofrecerles una sesión.
Hoy en día vemos cientos de imágenes diarias en internet proveniente de publicidad y siempre acabas viendo alguna que te puede dar una idea para tu siguiente producción.
En redes sociales como en Instagram puedes ver trabajos increíblemente buenos de compañeros de los que siempre puedes aprender.

¿Crees que el hecho de ser español condiciona tu estilo creativo?

Pues de manera involuntaria seguro que me afecta y no soy plenamente consciente. El año pasado tuve la suerte de poder viajar por varios países de Europa y Asia, y de manera inevitable siempre acabas fijándote en las tendencias que hay en estos países. Me sorprendió mucho en Munich, un país culturalmente parecido al nuestro, ver imágenes publicitarias en la que se podía ver gente fumando. Imágenes que aquí no se ven desde hace años.

España es un país que te ofrece tantas alternativas… Es un privilegio tener tantos días y horas de luz al año, así como estar rodeados de mar en península e islas, pudiendo elegir entre paisajes de montaña, ciudades enormes y pueblos con un enorme encanto. Sin duda todo esto ofrece unas posibilidades que en otras partes del mundo serían impensables.

¿Podrías compartir con nosotros el equipo que sueles usar?

El equipo que actualmente tengo ha ido creciendo a medida que he ido avanzando en este mundo de la fotografía de stock. Los primeros 8 meses como fotógrafo empecé con una Nikon D610, un objetivo Tamron 24-70mm 2.8f VC, dos flashes de mano con un par de trigers.

Poco a poco ha ido aumentando el equipo.
Actualmente he añadido una Nikon D750.
Objetivo 35mm Sigma Art.
Objetivo Tamron 70-200mm 2.8f VC.
Objetivo Nikon 50mm 1.8f.

También tengo diferentes elementos que ayudan en algunas producciones como leds, fondos de colores, reflectores, etc…

¿Qué consejo darías a alguien que está empezando a vender sus imágenes?

Los consejos que puedo dar desde luego no creo que sean el modo correcto de cómo hacerlo bien para adentrarse en este mundo de la fotografía de stock, tan solo puedo transmitir qué es lo que yo que estoy haciendo y que de una u otra manera me está dando resultado.

Para mí son 3 los puntos fundamentales los que han hecho que pueda dedicarme en exclusiva a la fotografía de stock.

Considero que la constancia es algo fundamental en este negocio. Confiar en lo que estás haciendo y tener una capacidad de producción constante y de cierta calidad es algo vital para tener un razonable número de ventas.

Si al igual que yo, se carece de recursos para contratar modelos y/o espacios, el hecho de tener cerca de ti gente dispuesta a ayudarte, ofreciéndose a posar como modelos o proporcionarte espacios, es algo primordial. Sin duda es algo sin lo que yo no hubiera podido avanzar en este proyecto, ya que la producción fotográfica que hago es en su mayoría con modelos, y de no haber recibido este apoyo, me hubiera sido imposible. Nunca se lo podré agradecer suficientemente a todos los que me están ayudando en este camino.

Y por último, diría que el mantener viva la ilusión en el proyecto. Es un negocio que requiere de paciencia pues la competencia es muy grande, por lo que el confiar en tu proyecto, ilusionándote con cada producción que haces y poder seguir creciendo y aprendiendo, es una ayuda indispensable.

 

¿Qué esperas poder hacer este año?

2017 es sin duda un año de muchos cambios, en el que dispondré de más tiempo, y quiero poder cuidar cada detalle de las sesiones ya que es algo que hasta ahora me era imposible en cada producción. Tengo idea de trabajar con nuevos modelos, nuevos espacios de trabajo e intentar poder cumplir la idea de hacer entre 2 y 3 producciones semanales. Tengo pensado a mediados de año comenzar a hacer producciones de video…. Veremos que tal nos va…