Robert Harding es un fotógrafo veterano de viajes y paisajes, fundador de la agencia de stock que lleva su nombre. Con más de 40 años de experiencia ha visto todos los cambios y terremotos que han dado forma a la industria actual del stock. Hemos hablado con él y con el responsable de desarrollo de negocio Mike Watson sobre los valores de robertharding, y los desafíos y cambios que han vivido y cómo los han superado.

La fascinación de Robert con las imágenes empezó cuando se unió en el instituto a un club de fotógrafos. Empezó a especializarse en fotografía en una universidad técnica, y su momento llegó cuando le encargaron un libro sobre Pakistán.

En ese momento Robert estaba bajo representación de una agencia diferente, pero decidió que él podría ser su propia agencia, y empezó a buscar fotógrafos para que trabajaran con él. De esta forma nació robertharding. “Ingenuamente pensé que sería fácil…” nos dice Robert.

Por su experiencia como fotógrafo, Robert tiene una perspectiva uqe le permite entender las necesidades de los fotógrafos y del mercado. “Tiene la obligación de cuidar de tus trabajadores, pero encontrando un equilibrio con lo que pide el mercado,” nos cuenta. Es n equilibrio delicado y difícil de conseguir, peor las recompensas son grandes. Robert y su equipo nos ofrecen miles de imágenes impresionantes, creadas por fotógrafos reconocidos, y que conectan directamente con lo los clientes, desde usos editoriales a publicitarios o educativos.

De analógico a digital

La revolución digital no solo afecto a la forma de trabajar de los fotógrafos, sino también en cómo las agencias de stock interactuaban con sus clientes. “En la época analógica tenías un contacto directo con los clientes”, explica Robert, “iban a la oficia a trabajar con los investigadores y hacían la compra”. Esa conexión se ha perdido y se ha reemplazado con un marketplace digital.

A su vez, esto ha abierto un apetito por contenidos, y las agencias de stock han tenido que expandir sus colecciones para poder satisfacer la demanda. Robertharding, sin embargo, se mueven en la dirección opuesta: una selección más exhaustiva.

“Una buena foto de viajes debería contar una historia, debería capturar un momento en el tiempo, y hacer que el espectador quiera ir allí y formar parte de ese momento”, nos dice Mike. Los clientes de fotografías de viajes y paisajes son contadores de historias, y lo que buscan en las imágenes son herramientas que les ayuden con su labor.

Y para que una buena fotografía se convierta en una superventas tiene que tener las palabras clave adecuadas, tanto conceptuales como representativas. Robertharding se encarga de poner las palabras clave para sus colaboradores, así que lo fotógrafos pueden centrarse en hacer lo que mejor se les da: hacer imágenes impresionantes.

Nuevos looks, nuevas imágenes

Pero en este tiempo no sólo han cambiado la plataforma de venta, sino también los gustos de los clientes. Cada vez más los clientes buscan imágenes que se parezcan a las que se comparten en redes sociales. “Vemos más imágenes naturales, influenciadas por la popularidad y accesibilidad de la fotografía móvil”, dice Mike.

Esta mayor demanda ha activado el interés de los fotógrafos que hasta ahora no se habían planteado el stock como una fuente de ingresos constantes. A diferencia de los fotógrafos anteriores, no se dedican al stock en exclusiva, sino que lo ven como un complemento económico y para conseguir reconocimiento.

Lo que nos espera

La imagen de stock es un sector en cambio constante, adaptándose a nuevas modas, nuevas tecnologías y nuevos fotógrafos. En los próximos años Robert y Mike esperan ver un mayor y mejor desarrollo en fotografía móvil y vídeo, y aún más simplicidad a la hora de licenciar contenidos.

Puedes ver las imágenes de la colección de Robert Harding en Fotolia.