Muchas veces, lo que los consumidores demandan es conocer el precio del producto sin rodeos, saber cuál es su funcionalidad exacta o información sobre los alimentos que lo componen. No obstante, y por suerte para el marketing, no todos los productos del mercado se basan en datos concisos y objetivos.

Hay un gran sector que busca la emoción en sus posibles clientes para hacer efectiva la compra. Lo dominan el mercado de los perfumes o el de los coches de alta gama con campañas a favor del lujo y la ostentación. Sin embargo, lo que en los últimos tiempos ha causado una verdadera revolución son todos aquellos productos relacionados con la tecnología y la diversión. Nos referimos, por tanto, a productos como los patinetes eléctricos, o a los uniciclos y drones que tiendas como etoy.es muestran en su catálogo online.

Para esta clase de objetos ya no hablamos de datos objetivos, sino de emocionar al consumidor y hacerlo sentir especial por tener dicho producto en su poder. Se trata de ganarnos su risa, conseguir su satisfacción o compartir su euforia.

No parece sencillo, pero las imágenes son las grandes aliadas de las emociones. ¿Quieres saber cómo escoger la imagen perfecta?

Silhouette of a champion on mountain peak. Active life concept

Que sea única

Una imagen que realmente despierte emociones debe mostrar una escena poco usual para el cliente. Ello no quiere decir que muestre siempre situaciones poco cotidianas, sino que esas escenas no las hayan visto reproducidas en decenas o cientos de imágenes más.

Hay que darle la vuelta al tipo de imágenes que se reproducen en algunos sectores y buscar aquella que realmente destaque. Por ejemplo, es posible evitar las imágenes simétricas y apostar por aquellas cuyos elementos supongan un reto visual para el que las observa.

En relación con que se trate de una imagen única, también es importante tener en cuenta que aquello que más emociona es la idea del contraste. Puede tratarse del contraste de estilos de vida, de colores, de lo diferente frente a lo igual, etc.

rafting excitement

Que sea concisa

Igual que el texto que acompaña la imagen, ésta ha de ser lo más evocadora posible. Muchas veces se intentan transmitir diferentes mensajes en una misma imagen y es difícil que todos ellos sean correctamente interpretados por aquel que la observe.

Por ello, lo mejor es centrarse en una idea concreta y que la imagen la muestre lo más rápidamente posible. Con ello, no nos referimos a hacer imágenes de primer plano, aunque depende de la situación, también puede ser interesante crearlas de esa forma.

No importa tanto el motivo fotografiado como aquello que exprese la idea clave que se desea transmitir.

Skier skiing downhill in high mountains

Que sea dinámica

Una imagen es un elemento estático ciertamente. No obstante, lo que en ella se reproduce puede ser considerado estático o dinámico en función de la acción que vemos.

Normalmente, las imágenes con personas son mucho más atrayentes y muestran una mejor interactividad que las que capturan objetos. También son especialmente recomendables aquellas cuyo interés está en la acción que hacen esas personas. Pueden estar saltando, corriendo o celebrando un gol, pero no posando como elementos estáticos.

Para causar sensaciones o emociones es común el uso de la psicología del color que puede orientar el pensamiento del consumidor de la imagen. No obstante, un sólo color, como el rojo, puede evocar cosas tan diferentes como ira, positivismo o hambre utilizado de distinta forma.

Por todo lo anterior, antes de escoger una imagen sin más para promocionar tus productos o servicios, ten en cuenta qué quieres que sientan los que la vean.

 Snowboarder jumping against blue sky