El envío masivo de emails es, en la actualidad, una de las estrategias de marketing online más seguida por las tiendas del entorno digital. Carlos Bravo nos explica en este artículo cómo aprovechar esta herramienta a veces menospreciada para sacarle el máximo partido, entrando rápida y fácilmente por los ojos de tus posibles clientes. 

Tras la recopilación de las direcciones de email de sus clientes, es posible almacenarlas para crear una base de datos a través de la cual es más sencillo enviar ofertas, información de los productos o novedades. Plataformas como Mailify, son capaces de enviar con un sólo click el mismo email a todas esas personas.

Half length of young handsome caucasian bearded brown hair man s

Lo mejor de estas plataformas es que es posible añadir diferentes textos, links, botones de redes sociales, logotipos y, sobre todo, imágenes. No obstante, la efectividad de dichos emails depende, en gran medida, de ese contenido y su atractivo para los clientes.

Por esa razón, es fundamental que conozcas qué tipo de imágenes debes seleccionar para conquistar a tu audiencia con un email. Nuestros consejos, a continuación.

Happy woman at cafe using laptop

El lugar en el que sitúas la imagen

Algunos principiantes en esto del email marketing pensarán en escribir primero un texto y seguidamente añadir la imagen. No obstante, si la imagen si sitúa en la zona inferior puede que el usuario nunca llegue a verla y, normalmente, es lo más atractivo para él.

Adjuntarla al email puede tener el mismo efecto y situarla justo en el fondo del email, debajo del texto, puede ser problemático para su lectura.

Haz la mayor cantidad de pruebas posibles y escoge el diseño que más resalte tus productos y ventajas comerciales.

Portrait of beautiful smiling woman sitting in a cafe with laptop outdoor

Lo que muestra la imagen

Si hay algo que la publicidad siempre ha tenido claro es que la imagen vende y, aplicándolo a este artículo, lo que quiere decir es que lo que muestre debe tener coherencia con lo que el texto o la marca dicen.

En alimentación es algo más claro. Si hablas de un producto fresco y bien cuidado, las imágenes de ese alimento deberán mostrar lo mismo. En los emails, la imagen es la gran transmisora del mensaje y, en ocasiones, a lo único que presta atención el usuario. Por ello, si todo lo podemos decir con esa imagen, mejor.

Business Team Meeting Discussion Ideas Concept

El peso y tamaño de la imagen

En ocasiones, nos centramos tanto en la belleza o calidad de la propia imagen que podemos olvidar que ésta debe adaptarse al formato del email.

Hablamos de las dimensiones, pero también del peso propio de la imagen, puesto que si se trata de una fotografía que tarda mucho en cargar, probablemente el usuario no espere a verla y elimine el email. Lo mismo ocurrirá si el email tiene demasiadas fotografías.

Por ello, trata de encontrar imágenes que no sean excesivamente pesadas u optimízalas (ajustar su tamaño y peso) para su mejor visualización.

Man with tablet by the wall

El nombre de la imagen

Parece una tontería, pero algunos gestores de correo electrónico no pueden abrir imágenes que contengan espacios, tildes u otros caracteres especiales. Por esta razón, lo mejor es que al añadir el nombre de una imagen, lo hagas evitando cualquier carácter que pueda llevar a confusión. Lo mismo con las descripciones que incluyes en las imágenes.

Evita problemas con tus emails por cuestiones tan simples como ésta. Presta también atención al formato o a su resolución.

Si estás preparando ya una campaña de email marketing, ten en cuenta estos consejos y revisa las imágenes que utilizas. La clave del éxito está en los pequeños detalles que te hacen diferente.