Creativas, inteligentes, ecológicas e integrales. Esas son las ciudades del futuro. Ciudades que integran componentes tecnológicos usando el potencial infinito de los teléfonos móviles y que faciliten un diálogo interactivo directo con sus habitantes.

Ciudades verdes, juiciosas en su consumo de energía, que reciclan e incentivan políticas de responsabilidad de sus ciudadanos. Ciudades que ofrecen servicios para todo, un sistema eficiente de transporte público, espacios abiertos e infraestructura tanto para niños como para ancianos, y para disfrutar del ocio y el tiempo libre. Ciudades en las que la cultura y el deporte ofrezcan oportunidades para ser una actividad en común.

People having fun in a mirror fountain in Bordeaux, France

La definición de ciudades que miran al futuro se está multiplicando: smart city, ciudad 2.0, ciudades creativas. Las imágenes que describen esas visiones son infinitas: desde jardines urbanos a granjas verticales, vehículos eléctricos que se recargan con energía generada domésticamente, la conversión de zonas pobres y abandonadas, y el surgir de zonas para experimentar con iniciativas de trabajo colaborativo.

picking beets in urban communal garden

El verano de 2016 se recordará como el verano de Pokémon GO, la app que ha atrapado tanto a adultos como a niños creando una geografía alternativa. El juego se ha convertido en un toque de atención para aquellos que pueden aprovecharse de las ventajas de la geolocalización para estudiar, para crear ideas de negocio o para desarrollo de proyectos relacionados con planificación urbana y habitabilidad.

Creating Tablet Applications

Hay un montón de iniciativas que unen las ideas de ‘smart’ y ‘ecológico’, como podemos ver en Ámsterdam. Un sistema que recompensa a los que respetan el medio ambiente: cuando la polución disminuye se activa el TreeWiFi, que son routers WiFi instalados en árboles y que proporcionan un acceso a internet gratuito.

traffic light for bikes

Gracias a Paola Pierotti, PPAN