Desde el principio de nuestras carreras como fotógrafos se nos dice (si tenemos suerte) que el fondo de una imagen es tan importante como el sujeto en sí. Suena raro, por supuesto, ya que lo que queremos destacar es precisamente el sujeto, y no lo que hay detrás. Sin embargo, como en muchas reglas y normas, hasta que no hemos pasado un tiempo empleándolas no comenzamos a comprenderlas realmente. Y el peligro que corremos es que entre que nos dicen esas reglas, y las entendemos plenamente, podemos olvidarlas o corromperlas. Y para evitarlo aquí te recordamos por qué es tan importante un buen fondo.

Tenemos grabado a fuego que el fondo no debe distraer del sujeto de la fondo. Y es cierto, claro, pero no es suficiente; el fondo puede ser un elemento muy útil para dirigir la atención del espectador a lo que más nos interesa. Por poner un ejemplo, una cosa básica es evitar que una farola “crezca” de la cabeza de la persona a la que estás retratando… pero si tienes que estar pendiente de evitar este problema es porque no has elegido tu fondo de forma cuidadosa. A veces no tenemos elección y no podemos decidir dónde se pone nuestro sujeto y lo que tiene detrás, pero muchas otras sí que podemos, y deberíamos aprovecharlas al máximo.

Fotografía primero el fondo

Si le das la vuelta a tu pensamiento podrás imaginarte una situación en la que puedes elegir el fondo antes de que llegue el sujeto. No nos referimos encontrar un sitio y que pienses ‘este sería un sitio genial para un retrato’, sino a hacer primero el encuadre del fondo, pensando qué estaría dentro o fuera del cuadro. Al trabajar la composición de esa forma podremos elegir dónde situar al sujeto de forma más efectiva.

De hecho, puede resultar útil hacer fotos del fondo antes de que el sujeto llegue a la escena para ver cómo queda. ¿Es interesante el fondo por sí mismo? Si es así, entonces ya lo tienes.

No solo en bodas

Las ocasiones en las que puedas usar este trabajo de fondos son sobre todo a la hora de hacer fotos formales de los recién casados en una boda, ya que muchas veces tienes la posibilidad de explorar el sitio en que se celebrará la boda con antelación para buscar los mejores sitios. Pero ten en cuenta que esta técnica funciona para todo tipo de fotografía, desde retratos a fotografía urban o deportiva. Cualquier tipo de imagen mejorará si el como fotógrafo pasas tiempo estudiando, trabajando y preparando el fondo con antelación.

En fotografía urbana puedes encuadrar y fotografiar el fondo para practicar, y luego esperar a que el sujeto adecuado entre en la escena. En el caso de los retratos puedes buscar un fondo que no tenga distracciones, con un buen espacio neutro para colocar a tu sujeto. En deportes puedes conseguir el punto en el que el sujeto quedará mejor al pasar por ahí. Sí, es importante conseguir que el sujeto esté nítido, bien de luz y con una exposición correcta, pero si el fondo no mejora al sujeto no estarás creando la mejor imagen que podrías.