Intento pintar la vida moderna y captar esos momentos perfectos grabados en nuestros recuerdos, pero sobre los que nunca hablamos. Cada cuadro usa el gesto de un modelo, la escena parece evocar un tipo de platonismo, un concepto arquetípico, la esencia en sí… cosas que duran más allá de su momento.” – Matt Story

cR0USiR

Mientras cursaba sus estudios en los Estados Unidos y en Europa Matt Story demostró un talento único para retratar las cosas como son, un don para el hiperrealismo. Se licenció en la U.C.L.A., y ha trabajado para cine y televisión con su estudio de Los Angeles. En 2013 dejó Los Angeles y se fue con su mujer a viajar, hasta que se establecieron en Nuevo México, donde pasa más de 12 horas al día pintando, cada día de la semana.

d3ca40_21ab8e9038d148798f2d82ce3907aed0.jpg_srb_p_600_789_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srb

Reconocido por su técnica fotorrealista, aunque Matt nunca pretendió conseguir este efecto de cámara fotográfica. Para él “hay mucho más que ver en un una obra que nace de la memoria humana”.

d3ca40_e006e9b58b79455196d2b2bfea903085.jpg_srb_p_976_651_75_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srb

Aunque se basa en los mismos principios estéticos, el hiperrealismo es una aproximación emocional de los sujetos, mientras que el fotorrealismo, que nació en los 60, es una herencia del Pop Art que pretende representar de forma pragmática objetos comunes.

Hyperrealisme

Los cuadros hiperrealistas de Matt Story son casi déjà vus, que dan al espectador la sensación de un recuerdo a través de otro recuerdo; de una imagen digital de alta definición. Su técnica de óleo sobre lienzo, a partir de leves pinceladas, el uso de texturas grasas en sus pinceladas es casi igual que Tiziano o Caravaggio, sus dos principales influencias. Es una forma tradicional que crea unas obras que resultan terriblemente modernas.

Ll4P6OY