Estrenamos una nueva serie de artículos en el blog con la que compartiremos los  secretos de la maquilladora Sandra Bermingham para que consigas la imagen perfecta y más realista posible sobre el tema que hayas elegido. Para empezar, una vez terminado agosto y con la fiebre del deporte aún por remitir hemos decidido que la fotografía deportiva sería un tema estupendo.

El maquillaje para deporte queda mejor cuando más sencillo sea. Una cara con demasiado maquillaje puede resultar fuera de lugar en una imagen deportiva; la idea es que los modelos tengan pinta de estar frescos y saludables.

Creo que las BB creams o los hidratantes tintados funcionan muy bien ya que permiten respirar a la piel, y no necesitan tantos retoques. Es importante usar un antiojeras del mismo tono para cubrir cualquier sombra en los ojos, y polvos traslúcidos incoloros para hacer la base.

Strong woman with muscular body

Secar la cara entre tomas con un pañuelo reducirá la necesidad de dar polvos, así evitamos también el efecto del cuarteado del maquillaje a lo largo del día.

Las cejas quedan mejor si se perfilan con un lápiz de cejas suave en trazados ligeros para rellenar cualquier hueco, y aplicar algo de gel para cejas.

Portrait of CrossFit athlete with gymnastic rings

La sombra de ojos tiene que aplicarse en un color neutro, ni muy mate ni muy brillante, y en un tono que favorezca a la piel (normalmente los cálidos suelen ir mejor). Se puede añadir algo más de definición con una máscara resistente al agua.

El acabado debería ser suave o bronceado, pero evitando los brillos, y que quede demasiado rosa. Los colores cálidos, como melocotón o coral quedan bien en las mejillas, dando un toque de vitalidad a la cara.

Young woman doing plank exercise

Y si quieres que el modelo tenga ese look brillante y sudoroso, creo que la mejor forma es una mezcla al 50% de glicerina y agua, pulverizada con un spray. el resultado serán unas gotas de agua que no se evaporan tan rápido.

Attractive woman sweating after heavy workout in the gym

Y para rematar un toque de brillo de labios.

Sandra Bermingham lleva más de 25 años como maquilladora, trabajando para televisión, moda y publicidad. Entre sus clientes se encuentran Sony, Bulgari, Protein World, Topshop Jaegar, Johnson & Johnson, Hewlett & Packard, Aquascutum, Fabergé, y famosos como Idris Elba, Elizabeth McGovern, Simon Pegg o Elsa Pataky.