Cuando pensamos en collage no podemos evitar imaginar las tijeras, los recortes de revistas y las barras de pegamento. Sin embargo, hoy en día esta idea tendríamos que sumar los programas de retoque digital. Gracias a los bancos de imágenes y a las herramientas de tratamiento digital un montón de nuevos artistas pueden ofrecer propuestas de toda índole, para lograr la imagen perfecta que fusione las opciones que ofrece el ámbito digital con técnicas manuales. Por lo tanto podemos entender el collage como una forma artística de con una evolución entre lo manual y lo digital.

En el collage cogemos ideas e imágenes y las mezclamos para obtener algo totalmente nuevo. Es una técnica que ensambla lenguajes gráficos de diferentes naturalezas, completamente abierto y libre, que carece de normas y vinculado con lo cotidiano. Gracias a la difusión de las redes sociales, en los últimos alis hemos visto las obras de artistas como Redhotcollage, Guillaume Chiron, Jati Putra, Luca Mainini, o el catalán Gabriel Russo.

Si bien sus orígenes se remontan a la invención del papel en China, y que fue adoptado por los calígrafos japoneses más adelante, no fue hasta principios delsiglo XX cuando consiguió elevarse a la categoría de técnica artística, gracias al uso que de él hicieron los pintores cubistas, como Braque o Picasso, entre otros. Estos artistas descubrieron en el collage las posibilidades expresivas de la imaginería gráfica de lo cotidiano, superando así los anticuados materiales nobles propios de las Bellas Artes. Más tarde, sería asumido y usado por futuristas, dadaístas, exponentes del pop art, y demás vanguardistas y posmodernos.

Desde entonces han pasado cien años y hoy el collage se ha expandido a través de diferentes disciplinas: arte, diseño gráfico y editorial, moda, vídeo y mercadotecnia. El éxito de esta técnica se debe a que va más allá cortar y pegar para obtener nuevas imágenes, sino que permite anclar distintas capas de significados y referencias en un mismo plano. No solo se limita al trabajo gráfico, también se utiliza con material escrito como la literatura, e influye en la música y danza.

Os dejamos con una selección de imágenes desde principios de siglo hasta nuestros días, que ilustran esta evolución y son prueba de la importancia artística de esta tan especial forma de expresión. Un viaje de Man Ray a Julia Geiser, pasando por Hannah Höch y John Steazaker.