Cuando algo nos llama la atención y sacamos la cámara, como si fuéramos John Wayne en un western, nos centramos en un único punto. Observamos detenidamente al sujeto para conseguir nuestra toma, la revisamos, nos sonreímos (o maldecimos), y nos vamos… Lo que nos suele fallar es el desarrollo de la idea inicial, o el tomarnos el tiempo necesario para ver qué más podemos sacar de ese sujeto. Deberíamos siempre desafiarnos para conseguir puntos de vista alternativos y creativos, para diferenciarnos de todos los demás.

Hice la imagen anterior en un seminario de fotografía urbana en Londres, y la utilicé para demostrar cómo lo que vemos en un momento y fotografiamos al pensar que tiene potencial no tiene por qué ser lo mejor que podemos conseguir.

1

Lo que me llamó la atención fue el duro contraluz en la capucha del joven según pasábamos la calle. Me gustó cómo el sol creaba una especie de halo en su cabeza, y la forma en que la sombra se distorsionaba contra la pared. Y la luz tenue en los edificios del fondo funcionaba muy bien.

2

Según pasamos de lo que en principio nos llamó la atención a cómo la luz jugaba con su sombra en la pared trasera, descubrimos también que la sombra dura se alargaba diagonalmente a través de la pared desde la parte izquierda. Hicimos varias fotos usando esa diagonal para dividir la imagen en dos secciones.

3

Luego, un amigo de nuestro sujeto se levantó y formó parte de la composición. Los dos chicos estaban ahí hablando, fumando o usando sus teléfonos. En algunos momentos la iluminación lateral al chico de la capucha combinaba bien con la forma en que su amigo esta medio en silueta contra la parte iluminada de la pared.

4

También tengo una fijación con esquinas muy marcadas en días soleados, y quise usar esa línea tan definida para crear una división en el encuadre, así que dejé la cámara de lado unos segundo para echar un buen vistazo a la escena directamente, sin nada que me distrajera.

5

Fue entonces cuando me di cuenta de los reflejos en la pared a la derecha de donde habíamos estado trabajando, y cómo las sombras de una persona que estaba más a la derecha estaba perfectamente enmarcada en una zona iluminada. Así que recompuse para incluir ese elemento también.

Al cambiar el encuadre sacrifiqué un poco del dramatismo de las sombras alargadas que me habían llamado la atención en un primer momento, pero al permitirnos cambiar esa idea inicial creo que se consiguió una imagen más sofisticada y disfrutable. Sigue teniendo mucha tensión, pero además tiene un elemento de sorpresa que añade interés.

6

Para entonces el sol había cambiado de posición así que esa sombra estaba desapareciendo. Los dos amigos se habían ido, pero la zona iluminada mantenía la sombra de la otra persona, así que hice esa foto, con prácticamente el mismo encuadre, y quedó bastante bien.

Ser flexible y estar abierto a cambiar o desarrollar una idea es un punto clave para mí a la hora de sacar el máximo partido a las situaciones que voy encontrándome. Es raro que haga una foto y me vaya… me quedo un rato mirando, cambiando de perspectiva, viendo cómo puedo mostrar esa imagen de una forma diferente. A veces la primera imagen es la mejor, pero lo más normal es que consiga mejores resultados en posteriores tomas, cuando me he tomado el tiempo necesario para explorar y considerar otras opciones.

Solo seis minutos entre la primera imagen y la última, lo que da una idea de lo rápido que se mueve el sol en los meses de invierno, y como puede cambiar un sitio en tan poco tiempo. La fotografía urbana es fotografía de acción, y con la luz y las personas en constante cambio exige una agilidad y reflejos rápidos, pero sin implicar quedarnos con lo primero que pillamos.

Damien vive a base de fotografía,  es un antiguo editor de la revista Amateur Photographer. Cuando no está haciendo fotos escribe sobre noticias de fotografía o analizando cámaras y lentes para www.dpreview.com o AP y British Journal of Photography. Además se dedica a la enseñanza, mostrando a los fotógrafos cómo sacar el jugo a su equipo fotográfico y cómo llevar sus habilidades al siguiente nivel. Su principal pasión es la fotografía urbana, aunque se dedica a todas las áreas.