No hay nada mejor que mostrar a alguien algo que nunca hayan visto para llamar su atención, y los fotógrafos viajan por el mundo en búsqueda de nuevas cosas que fotografiar y que destaquen de entre las demás. El problema con esto es que a veces los fotógrafos viajeros descubren a otros fotógrafos en sus destinos, que son de allí y ya lo han fotografiado prácticamente todo, por lo que esa búsqueda de la novedad cada vez es más difícil.

Una forma para conseguir esa exclamación de “¡wow, eso es nuevo!” es hacer que lo conocido parezca desconocido, de forma que consigues el elemento sorpresa por un lado, y la complicidad del espectador cuando se da cuenta de que conoce lo que ve. Ángulos contrapicados ayudan a dar una nueva perspectiva al mundo, porque el 95% de las imágenes las hacen adultos sosteniendo la cámara a la altura de los ojos. Simplemente eso es suficiente para hacer un cambio en perspectiva y ver las cosas desde otro lugar.

mother and son climbing stairs

Todos conocemos las perspectivas tan interesantes que se conseguían con las cámaras TLR (las cámaras de objetivos gemelos), que se disparaban desde la cintura, y cómo esas perspectivas más bajas daban una visión única del mundo. Y en realidad se puede conseguir ese efecto con cualquier cámara, ya que simplemente depende de dónde la sujetes.

Agacharse aún más nos presenta el mundo de una forma completamente nueva, y disparar desde la rodilla o a nivel de la calle puede hacer que incluso las imágenes más familiares parezcan excitantes. Como nadie se suele tirar en las aceras no es normal ver las cosas desde ahí, salvo quizá los bebés desde sus carritos, así que hacer las fotos desde esa perspectiva puede mostrar a la gente las cosas desde un punto de vista nuevo, aunque sean imágenes del palacio de Buckingham, el Arco del Triunfo, o cualquier otro punto muy fotografiado del planeta.

1

Imagen de Damien Demolder

Un minitrípode de escritorio es ideal para este tipo de imágenes, ya que proporciona estabilidad así como un ángulo bajo. De esta forma se tiene la posibilidad de elegir la apertura y la velocidad de obturación necesarias para conseguir la imagen que buscas.  Y muchas cámaras modernas tienen pantallas abatibles, lo que hace el trabajo mucho más sencillo, ya que podrás encuadrar sin necesidad de echarte al suelo. Ten en cuenta que, aunque estés haciendo fotos desde ángulos extremos es importante mantener la cámara a nivel (especialmente en el sentido del horizonte, de izquierda a derecha; pero también en el vertical). Así se consigue una imagen con mucha información en primer término, que ayuda a dirigir la visión del espectador hacia el sujeto. Aprovecha la parte inferior del cuadro para encontrar o añadir algo interesante, y recuerda que disponer de tanto suelo es una oportunidad estupenda para poder encuadrar y dirigir la atención a un detalle en particular que te interese más.

Imagen de Damien Demolder

Imagen de Damien Demolder

Damien vive a base de fotografía,  es un antiguo editor de la revista Amateur Photographer. Cuando no está haciendo fotos escribe sobre noticias de fotografía o analizando cámaras y lentes para www.dpreview.com o AP y British Journal of Photography. Además se dedica a la enseñanza, mostrando a los fotógrafos cómo sacar el jugo a su equipo fotográfico y cómo llevar sus habilidades al siguiente nivel. Su principal pasión es la fotografía urbana, aunque se dedica a todas las áreas.

Imagen de Damien Demolder

Imagen de Damien Demolder