Hoy en día se siguen usando las mismas técnicas para realizar fotografías panorámicas, aunque de una forma mucho más rápida y asequible. A continuación le dejamos con unos consejos y trucos que le ayudarán a capturar unos horizontes de perder el sentido.

La forma más habitual de componer una panorámica es ir pegando una secuencia de diferentes imágenes que se suceden en un eje vertical u horizontal, con cierta superposición entre cada imagen. Esto se puede hacer fácilmente con Photoshop u otras aplicaciones parecidas. Lo que hace que una panorámica resulte impresionante es que no se vea el truco ni las uniones entre las imágenes, así que hay que cuidar la continuidad de luz y líneas.

Golden Gate Bridge

Es mejor hacer las fotos verticales, para reducir la cantidad de distorsión y aberración de las lentes en las esquinas de la imagen; los encuadres verticales captan más cielo y suelo, y permiten una panorámica de mayor resolución comparadas con las horizontales. También hay que tener en cuenta los objetos o personas en movimientos que pueden aparecer en cada imagen, y llevará un tiempo eliminarlos en post producción.

Panoramic view of Oia village on Santorini island, Greece.

Para empezar, necesitará un trípode para asegurarse de que su horizonte está nivelado (en la medida de lo posible, compre un trípode con un indicador de burbuja). Lo que queremos evitar así es el efecto parallax, que evita que por cambios de perspectiva objetos a diferentes distancias se alineen en las diferentes imágenes que vamos a superponer. Para esto habrá que poner el centro de la óptica y no el cuerpo de la cámara en el punto de rotación. Los trípodes especiales para panorámicas permiten desplazar el punto de rotación nodal para desplazar el número de grados necesario para cada foto. Las cámaras de fotos de gama de entrada también tienen un modo de panorámica, pero tenga cuidado a la hora de usarlo de no mover la cámara demasiado deprisa, y si tiene la cámara en mano intente mantenerla todo lo estable que pueda.

The City of London Panorama

Otro truco es activar la rejilla del visor de su cámara para ayudarle a alienar las líneas y usarla como referencia para su fondo. Y aunque un angular puede parecer la opción obvia es mejor usar una lente más parecida al ojo humano, entre 35 y 70 mm, siendo 50mm lo ideal, para reducir la distorsión de los bordes. Como quiere que todas las imágenes sean iguales tendrá que fijar la apertura, velocidad, balance de blancos, enfoque… Utilice la regla de los tercios cuando componga su imagen, con una proporción de 3:1 con el punto de interés en la intersección del tercio superior derecho.

Great Wall of China

Haga las fotos en manual, con un número f entre 8 y 11 para aumentar la profundidad de campo y reducir viñeteo. Haga foco con el modo automático, pero dispare la foto con el foco manual, ya que no queremos que la cámara cambie el punto de enfoque entre una y otra imagen. Utilice un cable disparador para vitar temblores en la cámara. También puede usar la opción de bloquear el espejo para evitar otros posibles temblores en la cámara.

Summer country

Por último, ¡dese prisa! Si no la luz le cambiará a mitad del proceso. Cuando vaya a colocar las imágenes tendrá que superponer como un tercio de una sobre otra. Seleccione todas las imágenes que quiere juntar y guárdelas en la misma carpeta, conservando el nombre de los archivos originales para que salgan en el orden adecuado. Use la herramienta Mezclar fotos de Photoshop con la opción “mezclar imágenes juntas” marcada. Importe sus imágenes, ajuste cada capa a su mezcla óptima ¡et voilà, tendrá su panorámica!

 Aprenda más sobre cómo enviar contenidos