El colaborador de Fotolia James Percy es el fotógrafo tras la fotografía escogida esta semana para “la historia tras la imagen”. Una toma asombrosa, hipnótica y estimulante de la Aurora Boreal.

“Wanderlust, n. – El deseo o impulso irrefrenable de viajar y explorar el mundo.

Y la historia de esta imagen empezó así, hace muchos muchos años…

Había dejado el nido siendo muy joven, y cada día me encontraba en un mundo nuevo, con nuevas aventuras esperándome. Como cada día era estaba más ansioso de imágenes y más atrevido a la hora de hacerlas, me decidí a invertir en una nueva cámara y me dirigí al Círculo Polar Ártico para ver las famosas auroras boreales, porque siempre que las veía me decía que no podían ser reales…

Según aterricé en Tromsø, Noruega, mi “auroraguía” vino a recogerme, y estuvimos estudiando un mapa meteorológico para asegurarnos de tener cielos despejados, antes de conducir hacia el interior de Finlandia.

Aún desconfiado estuvimos esperando a treinta grados bajo cero, con los dedos de los pies congelados y la cámara apuntando al cielo estrellado. Y, de repente, sucedió.

Se empezó a formar sobre mí lo que parecía una gran nube verde, que fue creciendo y haciéndose más verde, hasta convertirse en un gigantesco arco verde que travesaba el cielo, de horizonte a horizonte, haciéndome sentir completamente insignificante. Se convirtió en un conjunto d destellos de color verde intenso, blanco y magenta que bailaban y se movían sobre mí. Estaba en un completo shock. Empecé a hacer fotos como un loco, cambiando de posición y ángulo, y los dedos de los pies me empezaron a entrar en calor por la adrenalina y la excitación.

_MG_8466

Era asombroso. Recuerdo haberme levantado a la mañana siguiente e ir corriendo a la cámara para ver si había sido un sueño. Desde entonces he vuelto en cada temporada para fotografiar la aurora, un “Cazador de auroras” de corazón. Con el tiempo perfeccioné mi técnica para localizarlas y fotografiarlas.

Siempre intento usar el angular más amplio que tengo, ya que el arco es muy grande y no puedes captarlo entero si no (y realmente es importante conseguir esa escala épica en la imagen). Con una apertura de 2.8 puede conseguir una profundidad de campo decente además de una buena cantidad de luz en la cámara para mantener unos niveles de ISO bajos. Suelo usar mi Carl Zeiss 15mm f/2.8 para conseguir la definición perfecta para la imagen.

Ahoraestoy a cargo de una pequeña empresa turística, y cada vez que vuelvo a verla no sólo me encuentro con la octava maravilla del mundo natural bailando sobre mi cabeza, sino que me recuerda el principio de mis aventuras.

Como quería seguir viajando por el mundo, y no es nada barato, empecé a vender mis imágenes en Fotolia… ¡y desde entonces no he vuelto la vista atrás!

Pueden seguirme en Instagram para conocer más de mis aventuras.

Muchas gracias a James por compartir con nosotros esa aventura y el inicio de su pasión. Pueden ver más de sus imágenes en su portfolio de Fotolia.