Cualquier persona que comience su aventura con el diseño digital deberá enfrentarse a conceptos como CMYK, Pantone y RGB, que hacen referencia a espacios de color. Junto a Andrzej Kidaj, diseñador gráfico y fundador del blog Andy Design hemos creado una mini guía para ayudarle con esos conceptos.

Color CMYK y color RGB ¿en qué se diferencian, y necesitan estar en dos espacios? La respuesta, de forma rápida, es que se diferencian en la forma de funcionar, y sí, tienen que estar en dos espacios diferentes.

CMYK para impresión

2-cmyk

Este nombre viene de las siglas en inglés para Cían, Magenta, Amarillo y Negro (Cyan, Magenta, Yellow y blacK). El cían es un color azul claro, llamado azul verdoso en Corel Draw. Magenta es un tono de rosa y carmesí. En los círculos de diseño gráfico se usan los nombres en inglés como referencia. Si nos fijamos muy de cerca en las copias impresas veremos unos puntos de estos colores en algunas partes. Estos puntos se llaman semitonos, y este modelo se llama sustractivo, ya que la suma de CMY puede formar el color negro… aunque a veces no queda todo lo bien que debería y el resultado final es marronáceo, por lo que se decidió añadir el color negro a la mezcla de colores de impresión.

En el colegio nos enseñaron que rojo, azul y amarillo eran los colores básicos con los que se podían obtener todos los demás. Pues olvídese de ello, es una tontería. Así no conseguirá un rosa, por ejemplo. La verdad es que el cían (el azul se obtiene al mezclarlo con el magenta), Magenta (el rojo se obtiene al mezclarlo con el amarillo) y amarillo (ahí sí que no nos engañaron) son los colores primarios.

RGB para pantallas

1-rgb

RGB es la abreviatura de Rojo, Verde y Azul (Red, Green y Blue). Los monitores trabajan en este espacio de color. Si nos fijamos de muy cerca en una pantalla veremos que el blanco no es blanco del todo, sino que son tres puntos de color ojo, azul y verde. Esos son los sub-pixeles, y el brillo de cada uno de ellos es el que determina el color que ven nuestros ojos. Este espacio se llama aditivo, ya que el blanco se obtiene tras añadir los otros tres colores. RGB es un espacio más amplio, que contiene más colores que el CMYK. Hay que tener especial cuidado al preparar diseños con colores brillantes y de neón, como por ejemplo naranja brillante, ya que el resultado final impreso no será el deseado. Es fácil comprobar cómo quedaría presionando CTRL+Y en Photoshop para tener una vista previa del modo CMYK.

3-rgb-cmyk

¿En qué nos debemos fijar para imprimir?

No hay muchos problemas en digital ya que lo que queda es lo que vemos al trabajar (aunque puede haber ligeras diferencias por la calibración del monitor), pero a la hora de imprimir podemos encontrarnos muchos escollos. Por lo tanto, como sabemos, diseñar para impresión requiere más experiencia y los que ignoran esas especificidades tendrán que pagar su error. ¡Literalmente, porque tendrán que repetir la impresión seguro! Así que, ¿en qué nos tenemos que fijar?

La maquinaria de impresión no es perfecta y cada color se trata por separado, así que se pueden producir errores de calibración de color (especialmente en servicios o máquinas más baratas). Los colores pueden variar levemente y textos más pequeños pueden no leerse. Por lo tanto, la información que vaya a imprimirse en tamaños pequeños debería ir en negro y si están sobre algún tipo de fondo, deberían tener la opción de “sobreimprimir” para evitar marcos blancos. Poner letras blancas sobre un fondo oscuro es buscar problemas…

4-pasowanie1
4-pasowanie2

Las sombras también deben estar sobreimpresas (o hacerse en el modo multiplicar). Lo que queda bien en un monitor (por ejemplo el color de fondo) puede quedar horrible una vez impreso porque el color de fondo desaparece y el negro aparece gradualmente, sin tener nada que ver con una sombra.

Dicen que el papel lo acepta todo. No es cierto. Hay un parámetro que es el límite total de tinta (TIL, pregunte por ello en su imprenta). Tiene un valor máximo del 300%, y eso significa que el total de todos los componentes no puede superar ese valor. Es especialmente importante para la creación de un negro profundo. Si sólo usamos el color negro para el fondo quedará como gris una vez impreso, así que hay que añadir otros colores. Y si los añadimos todos al máximo tendremos un 400% (100% de negro, más 300% del cían, magenta y amarillo). Si hacemos esto lo impreso se verá a través de la página, o quedará borroso (muy habitual). Además, la imprenta dirá que es su culpa (la mayoría de los sitios baratos de impresión no se fijan en esto) y su jefe probablemente no esté contento por los costes de volver a imprimir todo otra vez. En programas como InDesign hay herramientas que comprueban la cantidad total de tinta, así que no olvide usarlas.

¿Y para qué sirve esto de PANTONE?

5-raster-i-pantone

Estos son colores predefinidos que no pueden conseguirse con CMYK, como por ejemplo oro, plata, naranja y todos los colores distintos o brillantes. Obviamente, cada color adicional implica costes extra, así que no se usan muy a menudo, y desde luego no para imprimir fotos… Los colores Pantone suelen usarse en vectores, como logos en tarjetas de visita (por eso los logos suelen hacerse en colores RGB, CMYK y Pantone). Como los componentes en CMYK tienen diferentes proporciones con muchos colores y semitonos presentes, Pantone nos ayuda a evitar esto. También se puede usar para imprimir textos pequeños.

PANTONE para fotos

6-duotone

Hay algunas situaciones (raras, pero plausibles) en las que el uso de Pantone para imprimir fotos reduce los costes en comparación con el CMYK. Normalmente usamos negro y un color de Pantone (lo que se conoce como un tono dual), o negro y dos colores Pantone (tono triple). Por supuesto, esas fotos deben prepararse adecuadamente, pero el efecto final puede ser muy interesante.

Recuerde usar la tabla de color

7-pantone

Es cierto que hay software que permite la conversión automática de valores CMYK a Pantone, pero los resultados no suelen ser muy satisfactorios. Todo depende de la calibración del monitor y del software, y los resultados (y esto lo decimos desde la experiencia) pueden ser completamente imprevisibles. Para seleccionar el color correcto puede usar una tabla de color Pantone para elegir un color manualmente que se acerque a lo que necesita, teniendo en cuenta el tipo de papel en el que se imprimirá.

Espero haber añadido algo de luz sobre este asunto a todos los que están empezando su carrera en el diseño gráfico. Por desgracia, lleva mucho tiempo dominar la relación entre CMYK, RGB y Pantone, y se suelen producir muchos errores hasta que se termina de aprender bien.

– Andrzej Kidaj