Desde tiempos inmemoriales “de cuya fecha no quiero acordarme”, como diría Cervantes, algunos estilos de publicidad han recurrido a la imagen de famosos futbolistas, jugadores de baloncesto, actores, músicos…para promocionar sus productos, ligándolos inexorablemente a la marca que se anuncia.

Pero hay que valorar si estas acciones publicitarias realmente funcionan, y de qué forma los escándalos de la vida privada del famoso pueden afectar de forma negativa a la imagen de la marca. ¿Desea usted como dueño de la marca ser asociado a conductas socialmente inaceptables recién descubiertas en la vida del famoso que, por ejemplo, anuncia sus galletas?

" />
0
Menu / Fotografía
fotolia