Algunos ya conocen algunas de las fotografías de Javier Sánchez Martínez a través del porfolio publicado en FV 189. A lo largo de las páginas de este libro, que uno no se cansa de contemplar, descubriendo cada vez nuevas miradas inundadas de originales y bellas imágenes, posicionadas en reposada maqueta, Javier Sánchez nos muestra lo que entendemos que son, más que fotografías, sentimientos inspirados por instantes atrapados en un entorno natural que le es evidentemente muy querido.

Javier Sánchez, es un galardonado fotógrafo de montaña, experto montañero y amante de la naturaleza. No es este su primer libro ni su primera publicación, pues su experiencia en ese terreno parece casi tan alta como las montañas que alcanza para coronar su pasión fotográfica. Javier nos indica generosamente los equipos que utiliza: Hasselblad X-Pan (fotografías panorámicas), Leica R4-S y Olympus OM-4 Ti y OM-10. Habitualmente utiliza película Fujichrome Velvia 50.
Comentamos lo del equipo porque personalmente somos de la opinión de que existe una importante relación entre el equipo utilizado por un fotógrafo y la estética de sus imágenes. En el caso particular de este libro, somos de la opinión de que nunca hemos visto una adecuación tan idónea de los formatos elegidos a la intención del fotógrafo en reflejar personalmente su mirada. Esto es particularmente cierto en el caso de las panorámicas realizadas con la Hasselblad X-Pan: siempre hemos pensado que resulta muy difícil utilizar una cámara panorámica consecuentemente y que muchas de las fotografías de ese tipo se les pueden “recortar” los laterales sin pérdida estética relevante, pero no es el caso de Javier, que demuestra dominar el medio y ponerlo al servicio de su sentir: sus encuadres son perfectos.
“La Sierra de Guadarrama”, en lo que respecta a las fotografías, está dividido en capítulos específicos, tales como “Las Machotas-La Mujer Muerta”, “Siete Picos-Puerto de Canencia”, “Peñalara-Montes Carpetanos” y “La Pedriza”.
Para quienes conozcan los parajes, las fotografías les resultarán impresionantes. Para los que conocemos algunos de ellos, nos impresiona la capacidad de Javier para “estar allí” en un momento que a nosotros se nos escapó, indudablemente no por no estar allí, sino por no saber verlo con su alma de auténtico fotógrafo. Está la naturaleza, pero también la huella, a veces casi borrada, del hombre.
Además de los interesantes textos de Eduardo Martínez Pisón, catedrático de Geografía Física de la UAM, resulta de un gran interés adicional el plano donde se registra cada uno de los lugares en los que se han tomado las fotografías, sin duda, por cierto, a lo largo de muchos años y difíciles accesos, no aptos, sirva de aviso, para domingueros.
Magnífico libro que defiende la conservación de un tesoro natural que se encuentra, para bien o para mal, a poca distancia de una gran urbe, como Madrid. V.S.
Fotografías: Javier Sánchez Martínez.
Textos: Eduardo Martínez de Pisón.
Ediciones La Librería. Madrid, 2004.
Textos en español, francés, inglés y alemán.
144 páginas, 24 x 26,5 cm. Rústica.